Regresar - Siguiente capítulo
Alegatos contra la infamia
Capítulo XXIII : El pedido de destitución de los Ministros de la Primera Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia

SEÑOR PRESIDENTE Y SEÑORES MINISTROS DE LA H. CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

DR. GUSTAVO NOBOA BEJARANO, ecuatoriano, mayor de edad, casado, doctor en Jurisprudencia, por mis propios derechos, en mi calidad de ex Presidente Constitucional de la República, a ustedes, atentamente, digo:

En la Fiscalía General del Estado se dio inicio hacia finales del mes de mayo del presente año una instrucción fiscal, la N°006-03, en la cual se me hizo extensiva una vinculación el día 4 de julio del año 2003.

Consecuencia de esta vinculación se solicitó al señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia, por parte de la Fiscalía General del Estado, mi prisión preventiva, la misma que fue negada y que fue objeto de una apelación por parte del Ministerio Público.

Concedida la apelación, luego del sorteo correspondiente, la competencia se radicó en la Primera Sala de lo Penal, conformada por los señores Magistrados doctores Gonzalo Zambrano Palacios, Carlos Riofrío Corral y Eduardo Brito Mieles, expediente 498-03-RMV.

El día 11 de agosto del 2003, a las 12h30, los Ministros de dicha Sala dictaron un auto resolviendo sobre la apelación presentada por el Ministerio Público, providencia que fue notificada ese mismo día.

Durante los días que transcurrieron entre la interposición del recurso de apelación y con posterioridad al día en que expidió el auto correspondiente, los Ministros de la Sala efectuaron declaraciones ante varios medios de comunicación social, concediendo incluso entrevistas para analizar y comentar su resolución respecto del caso que les correspondió conocer, con lo cual contravinieron la expresa disposición constante en el artículo 255 del Código de Procedimiento Penal, inciso segundo, cuyo texto a continuación transcribo:

“Art. 255.- Publicidad.- La audiencia del tribunal penal será pública; pero será reservada cuando el proceso tenga por objeto el juzgamiento de los delitos comprendidos en los Títulos I y VIII del libro Segundo del Código Penal, y se realizará con la sola presencia del acusado, del acusador particular si lo hubiere, de los defensores, del Fiscal, y del secretario, y si fuere del caso, de los peritos y de los testigos, sin que pueda violarse la reserva, durante o después de la audiencia. No se admitirá la transmisión de la audiencia, a través de los medios de comunicación.

En ningún caso, el juez o magistrado que conozca de una causa penal sometida a su resolución puede formular declaraciones públicas o privadas a los medios de comunicación social, ni antes ni después del fallo. La violación de esta prohibición será sancionada con su destitución, sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales que hubiere”.

La trasgresión legal en que han incurrido los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia da lugar a su destitución del cargo, sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales a que hubiere lugar.

La expresión fallo que consta en el segundo inciso señalado debe ser entendida de conformidad con lo que señala el propio Código de Procedimiento Penal para este tipo de actuaciones o providencias, en las que la acepción de la expresión fallo incluye al auto dictado por la primera Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia:

“Art. 347.- Decisión Definitiva.- De lo que resuelva la Corte Superior respecto de la apelación no cabe recurso alguno. Ejecutoriado el fallo se debe remitir el proceso al juez o tribunal para su inmediato cumplimiento”.

Esta norma tiene relación con lo dispuesto a su vez en los artículos 346 y 380 del Código de Procedimiento Penal:

“Art. 346.- Resolución de la Sala.- Si al resolver la apelación, la Corte Superior considera que no procede el sobreseimiento sino el auto de llamamiento a juicio, lo debe dictar conforme lo previsto en este Código”.

“Art. 380.- Apelación.- Las partes podrán interponer el recurso de apelación del auto de sobreseimiento o del de llamamiento a juicio para ante la Sala de la Corte Superior o la Sala de lo Penal de la Corte Suprema, que se determine por sorteo.

EI recurso de apelación se sustanciará de acuerdo a lo previsto en la sección segunda del Título Cuarto del Libro Cuarto de este Código.

De lo que resuelva la sala sobre el recurso de apelación, no habrá recurso alguno”.

Como he expresado ya, los señores Magistrados han infringido la ley, tal cual consta de las publicaciones aparecidas en varios medios de comunicación que anexo, así como del vídeo que contiene las intervenciones ante los medios de comunicación, los que demuestran la infracción cometida.

Por lo expuesto, de conformidad con el derecho que me otorga la Constitución Política de la República, artículo 24 numeral 17, solicito que luego de verificar mis aseveraciones y de cumplir con las garantías del debido proceso, se proceda a la destitución de los Ministros de la Primera Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia que hubieren incurrido en infracción a lo dispuesto en el artículo 255 inciso segundo del Código de Procedimiento Penal.

Adjunto un video cassette con las declaraciones dadas, así como copias extraídas del internet que recogen varias de las declaraciones. Acompaño también varios documentos que ratifican las tesis aquí sostenidas y que han sido publicadas en la Gaceta Judicial.

Recibiré notificaciones en el casillero judicial N°2448 Autorizo al abogado Joffre Campaña Mora para que presente cuantos escritos considere necesarios en defensa de mis derechos.

Es justicia, etc.,

DR. GUSTAVO NOBOA BEJARANO
EX PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPUBLICA

AB. JOFFRE CAMPAÑA MORA
REG. 6998 C.A.G.

 

Subir - Regresar - Siguiente capítulo
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com