Regresar
Amnistía solicitada a la Asamblea Constituyente

¿Y Gallardo?

El Universo – Enero 20 de 2008

En su mensaje a la Nación ante la Asamblea , el presidente Rafael Correa, en un gesto de reconciliación, pidió amnistía para personas que se encuentran ante la justicia por diversas causas.

En algunos casos, como el de las ‘mulas', más bien debería encasillarse bajo la figura de indulto, por tratarse de presos que cometieron un delito, pero cuya pena se busca aliviar por excesiva.

En cuanto a los gerentes de la AGD , es un tanto apresurado poner a todos en una misma canasta, ya que si bien hay los que están injustamente perseguidos, hay otros que han sido encontrados culpables de cometer algún delito y sería oportuno determinar si las causales para la sentencia proceden o son retaliación política. No sería adecuado que bajo la loable intención de hacer justicia a unos perseguidos, se dé cobertura a la impunidad de otros.

Ninguna amnistía más justa, que aquella para Gustavo Noboa. De los seis presidentes de la inestabilidad, entre Sixto y Correa, es quien se distinguió por tomar decisiones necesarias, aunque duras y controvertidas, a pesar de carecer de apoyo legislativo. Los pretextos para su persecución radican justamente en esas decisiones.

Los que hoy son gobierno se opusieron encarnizadamente al OCP. Pero si Gustavo Noboa no hubiera dado luz verde a la inversión privada de más de $ 1.000 millones que permitió aumentar la producción petrolera en 150 mil barriles diarios, el Gobierno actual no hubiera podido hacer su obra social, y quizás estaría también al borde del colapso.

Noboa Bejarano dolarizó, para cortar de raíz el ciclo de hiperinflación y devaluación; reestructuró la deuda externa, sacando al país de la moratoria, y rescató al Banco del Pacífico.

Al Banco del Pacífico se le dio una administración española, no tanto porque no hubiese ecuatorianos con conocimientos para cumplir las funciones, sino que los extranjeros estaban libres de las relaciones políticas, familiares y de negocio, que tornan difícil a un nacional tomar decisiones que afectan a gente influyente.

El Presidente con tono nacionalista decide prescindir de sus servicios y dejar al banco en manos de los capaces administradores nacionales que seguían en jerarquía a Herrera y González. Ojala estos administradores no estén sometidos a presiones políticas, hoy que el dueño del Pacífico, el Banco Central, ha perdido su independencia del Ejecutivo.

Pacífico declara utilidades por 60 millones de dólares en 2007. En 2001, cuando Gustavo Noboa pide a su ministro de Economía, Jorge Gallardo, que salve al Pacífico, el banco había sufrido una corrida de depósitos de 150 millones de dólares en tres meses, de 400 millones de dólares a 250. Como el banco era solvente (lo ha probado), y su problema era de liquidez (no tenía plata para atender retiros) hubo la necesidad de inyectarle dinero, y el ministro Gallardo vendió bonos globales para inyectarle esos fondos. Ese préstamo y otros, fueron pagados con interés.

El rescate del Pacífico, y el pago a los abogados de la reestructuración de la deuda, dan la pauta para que se acuse a Gallardo de cometer delitos, y a Noboa de encubrirlo.

El presidente Correa quiere hacer justicia con Noboa. Bien merecido.

¿Y Gallardo?

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com