Regresar
A patadas

13 de octubre de 2005

Diario Hoy, Comentario de Carlos Jijón

El ex presidente Gustavo Noboa fue arrastrado y sometido a la fuerza por un piquete policial después de que más de una decena de agentes irrumpiera, sin orden de allanamiento, en la casa de playa de Noboa. Las imágenes que mostró la cadena Ecuavisa fueron patéticas: el ex presidente arrastrado fuera de su casa en Punta Blanca para trasladarlo a la de Guayaquil donde lo han sometido a prisión domiciliar. Uno puede preguntarse a qué tanta violencia para que esté detenido en una u otra casa. Pero la clave la ha dado el diputado León Febres Cordero: el alcalde de Santa Elena, ante la cual Noboa puede pedir un habeas corpus, no está sujeto al control del Partido Social Cristiano. Lo ha explicado él mismo. Por eso había que llevarlo, aunque sea a patadas , hasta donde ejerce sus dominios.

La verdad es que Gustavo Noboa está secuestrado. La última resolución que un juez tomó fue la expedida por la última Corte Suprema que existió, que anuló el juicio propuesto por Febres Cordero. Ciertamente, era presidida por el "Pichi" Castro. Desde entonces no existe Corte Suprema. ¿Quién, entonces declaró nulo lo actuado por el "Pichi" Castro? ¿La fiscal general subrogante, Cecilia Armas? ¿Desde cuándo la Fiscalía General puede declarar nula la resolución de un presidente de la Corte Suprema ? ¿Desde cuándo la Fiscalía puede ordenar la prisión de una persona? ¿Con qué orden judicial el ministro de Gobierno, Mauricio Gándara, envió a la Policía a detener a Gustavo Noboa? Con ninguna.

La peor parte de todas la lleva la Izquierda Democrática. Los que, en la década de los ochenta, eran feroces opositores y que, en los primeros años del nuevo siglo, se transformaron en eficientes aliados, ahora han devenido en la Policía del mandamás. Solo dos personas pudieron ordenar que los agentes de la Policía atropellen y vejen a un ex presidente de la República , un hombre de 60 años, solo, frente a su esposa: o el presidente de la República o el ministro de Gobierno. Y es evidente que el ministro de Gobierno, Oswaldo Molestina, vicepresidente de la Izquierda Democrática , ordenó, o ejecutó la orden que recibió. El partido que fundó Rodrigo Borja, aquel en que militó Zavala Baquerizo, en el que todavía milita Alfredo Vera, es ahora el que ejecuta las venganzas y los caprichos de los dueños del país.

La TV trae la noticia de la renuncia de Molestina. Alega que está en desacuerdo con algunas de las preguntas de la consulta popular. Y que nunca dio la orden de recapturar al ex presidente Noboa. Que nadie dio la orden. Que la Policía actuó solita. Ahora resulta que la fuerza pública es deliberante. Por suerte se fue, si no puede impedir que la fuerza bajo su mando cometa tales desatinos. Pero si es así, si la fuerza pública actúa por sí misma, estamos peor de lo que suponemos. Cuán bueno sería que Molestina esté mintiendo: que la orden la haya dado el presidente, que simplemente tenga vergüenza de admitirlo, y que ahora le eche la culpa a la Policía. Cuánto hemos descendido, que esperamos que sea verdad que nos estén mintiendo.

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com