Regresar
Ensañamiento

15 de octubre de 2005

Diario El Comercio, Comentario de Raúl Vallejo

Más de una decena de policías llegó con traje de camuflaje a la casa de Gustavo Noboa en Punta Blanca, cantón Santa Elena, donde el ex presidente decidió cumplir su arresto domiciliario, en los términos señalados por la resolución de la Primera Sala de la Corte Suprema , el 11 de agosto de 2003. En dicha resolución, la Sala establece, de forma expresa, que Gustavo Noboa puede escoger el domicilio, dentro del país, en donde él tiene que cumplir su arresto domiciliario.

El objetivo de la incursión de la Policía en la casa de Noboa en Punta Blanca, sin orden de allanamiento, fue trasladarlo a viva fuerza a la casa que el ex presidente arrienda en Samborondón. ¿Quién ordenó el allanamiento y su traslado? ¿Por qué importa en dónde cumpla el arresto domiciliario? ¿Por qué tanto ensañamiento en contra de ex presidente Noboa?

El único que pudo haber ordenado la acción de la policía es Oswaldo Molestina, el ministro de Gobierno que acaba de renunciar. Molestina ha dicho que él no lo hizo. Si así fue -y no tengo por qué dudar de su palabra- entonces la Policía tendrá que responder ante el nuevo Ministro de Gobierno por una acción que la convirtió en una fuerza deliberante en cuestiones en que solo el poder civil -sea judicial o gubernamental- puede intervenir asumiendo las responsabilidades que a cada quien corresponda.

El nuevo Ministro de Gobierno deberá iniciar una investigación hasta sancionar a los responsables de esta arbitrariedad para que el gobierno del doctor Palacio no se convierta en cómplice de un atropello.

De no procederse de esta manera, el Gobierno estaría permitiendo que los mandos policiales decidan por encima del poder civil al cual, por mandato de la Constitución , están sometidos.

 Todos sabemos que detrás de la persecución a Gustavo Noboa está el que, justamente en este caso, se llamó a sí mismo “perro con hambre”. El diputado Febres Cordero ha puesto al descubierto el motivo por el cual el ex presidente Noboa no puede cumplir su arresto domiciliario en Santa Elena.

Recordemos que el ex ministro de Gobierno, Mauricio Gándara, ordenó el arresto de Gustavo Noboa sin que se conozca la orden judicial, emitida por juez competente, que precediera a una acción de tal naturaleza; más aún cuando no existe todavía una Corte Suprema que haya declarado nulo lo actuado por el ‘Pichi' Castro, que como Presidente de la Pichicorte , declaró nulo el juicio contra Noboa. Febres Cordero explicó que si Gustavo Noboa se trasladaba a su domicilio en Santa Elena podía pedir un habeas corpus al Alcalde de dicho cantón, que no es socialcristiano sino del PRE. Es decir que no está bajo su padrinazgo.

La saña contra Gustavo Noboa es tan evidente que hasta Jaime Nebot, coideario de Febres Cordero y Alcalde de Guayaquil, se manifestó en contra de la actitud de la Policía.

Sin embargo, resulta curioso, por decir lo menos, que frente al atropello sufrido por el ex Presidente, la mayor parte de la élite política y civil del país se quede callada y no condene con energía esta nueva arbitrariedad en el irregular proceso judicial que se sigue contra Noboa. Espero que no sea porque están haciendo sus mezquinos cálculos para no enemistarse con ese poder omnímodo que los puede favorecer con su venia para que ocupen cargos públicos en el futuro. El enseñamiento contra Gustavo Noboa solo confirma que nuestra justicia continúa secuestrada.

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com