Regresar

Resolución contradictoria

Editorial El Universo

18 marzo 2006

La resolución del Presidente de la Corte Suprema que le otorgó la libertad al ex presidente Gustavo Noboa y, al mismo tiempo, lo llamó a juicio como encubridor, demuestra que la función Judicial todavía no se ha librado completamente de las presiones políticas que la rodean, y que en nuestro país, si a veces se reconocen los derechos de las personas, en los asuntos de fondo siguen mandando muchas veces los intereses políticos.

Mantener detenido al ex presidente Noboa se había vuelto ya imposible. El país entero sabía que se trataba de una represalia. El Presidente de la Corte Suprema, en este punto, no hizo otra cosa que reconocer lo obvio. Pero en lugar de apegarse estrictamente al Derecho, el alto magistrado le abrió al mismo tiempo una nueva vía a la persecución política, presentándola ahora como encubrimiento.

No es la primera vez que la nueva Corte cede a presiones. En su corta existencia no ha sido capaz todavía de demostrarnos que todo el esfuerzo que se hizo para su designación dio como resultado una Corte independiente que estará por encima de posturas particulares.

De todos modos, el balance no resulta totalmente negativo por ahora, pero le deja a la sociedad el desafío de conseguir que las presiones políticas en la función Judicial sigan retrocediendo y no se produzcan nuevas arbitrariedades.

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com