Regresar
 

Diario El Universo 11 de Junio del 2003


León Febres-Cordero

No soy santo de la devoción del doctor Eduardo Castillo Barredo. Creo que él carece de la objetividad e imparcialidad indispensables para opinar con la necesaria independencia que debe caracterizar a un periodista, en torno a mi fundamentada y totalmente documentada denuncia del atraco de los bonos globales.

Hago esta afirmación, señor Director, por la permanente y pública animadversión que me tiene el doctor Castillo y acerca de la cual él conoce los detalles. Ese desafecto, se trasluce en su columna de opinión, cuando se refiere a mi persona o a hechos y actos de mi ya larga vida pública. Es, también, públicamente conocida la simpatía de dicho periodista para con el doctor Gustavo Noboa Bejarano.

Estos antecedentes son imprescindibles de decir, para explicar el artículo ‘Prestidigitación e ilusionismo’, que se publicó el pasado viernes. Al margen de sus epítetos y metáforas chistosas, hago tres serios señalamientos:

1. No es verdad que la única opción del Ecuador era el canje de bonos. Y tan no es verdad que Salomón Smith Barney le propuso al gobierno del doctor Mahuad, del que el doctor Gustavo Noboa fue vicepresidente, el canje o la recompra de la deuda, tal cual consta en la carta de intención de octubre de 1999, y en el testimonio escrito que el ex ministro Arízaga entregó al Ministerio Fiscal.

2. No es verdad que las cuotas de repago de los bonos globales resultaron “más pequeñas”, como afirma el doctor Castillo. He probado que el Ecuador ha pagado hasta hoy, innecesariamente, más de 1.000 millones de dólares que los que hubiese pagado si se mantenía la deuda brady y los eurobonos.

3. No es verdad la tal “admirable operación de ilusionismo”, a que se refiere el doctor Castillo. Las cifras no mienten, señor Director, y para mis cálculos matemáticos me basé en hechos ciertos, que hicieron que el Congreso en pleno, con 75 votos de 79 diputados presentes, hiciera propia mi denuncia, disponiendo que la Fiscalía de la Nación y la Comisión de Fiscalización del Congreso inicien las investigaciones que están avanzando a través de indagaciones previas e instrucciones fiscales, y probablemente de un juicio político, si el Congreso encuentra méritos, que sí los hay y suficientes.

León Febres-Cordero R.
Guayaquil.

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com