Regresar
 

No es para eso

Por noticias de prensa llegamos a conocer que el palacio presidencial se ha convertido en ‘sala de festejos’ en donde se casan, se bautizan, se celebran fiestas rosadas los agnados y cognados del presidente y de los de su entorno. No es para eso el palacio de Carondelet. De lo que yo recuerdo ningún presidente constitucional usó el palacio como sala de festejos de su parentela o de sus amigos. En Ecuador, dolorosamente, la función pública sigue perdiendo rango, calidad, señorío, fundamentalmente desde Bucaram. La dignidad, qué pena, es cosa del pasado, como que está fuera de moda en nuestra vida pública.

José Iturralde Arteaga

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com