Regresar
 

Represión a los jubilados

Indignante el irrespeto policial metropolitano guayaquileño para reprimir el desfile pasivo de los jubilados del puerto nacional. Por elemental sensatez, el alcalde Nebot no habrá impartido semejante absurdo, incompatible con los derechos humanos de los viejos robles de la ‘tercera brigada’. Si alguien no justifica el clamor y protesta de los jubilados, contra el Estado maniático y moroso con la Seguridad Social, están negando el derecho a la supervivencia de padres y abuelos que ofrendaron la vida al servicio de la patria. Cuando la pobreza se anida en el bolsillo de la miseria, por inercia del Estado ingrato y cicatero, el rechazo y la protesta son justos y razonables. Bajar la guardia cuando nos acecha la muerte es como acariciar la cobardía siniestra del conformismo indolente.

M. Hugo Puente Jaramillo

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com