Regresar
 

El Comercio 8 agosto de 2003

Replica a Columnista

Leer a Jorge Salvador Lara en un último libelo “ El Derecho de Asilo” publicado en el Diario de su dirección, de agosto cuatro del 2003, en el que pretende defender lo indefendible, mis probadas acusaciones contra Gustavo Noboa Bejarano y su Gobierno, me llevan a la triste conclusión que la senectud, que debe honrar a las personas mayores, puede también, en ocasiones, hacerlas desmemoriadas, sin vergüenza, ingratas y malagradecidas. Resulta que para cuando necesitó de mi ayuda, a través del Arq. Sixto Duran Ballén, encontrándose sin empleo, durante el gobierno de 1984 a 1988, y se lo ayudo dándole trabajo en el BEV, yo no era para él: “matón de barrio, bravucón, rencoroso, vengativo, malqueriente, temperamental, omnímodo, demagogo, falaz y sofista”. Pero ahora, que el tiempo ha pasado y seguramente ya no me necesita y ningún mal le ha hecho, si lo soy. Ruégole notar señora directora, que en esta respuesta no he usado, ni un adjetivo más, ni un adjetivo menos, que los que él ha usado para pretender calificarme, incluso, sin tener el valor de nombrarme. Estas innegables cualidades de Jorge Salvador Lara, revelan por que, él se convirtió en el indiscutido enterrador del histórico y prestigioso Partido Conservador Ecuatoriano.

León Febres- Cordero Ribadeneyra
Guayaquil

 

Subir - Regresar
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com