Regresar

El Universo (05/junio/2003)

Precisiones técnicas

Por León Roldós Aguilera

Intentaré ser claro en lo técnico, referente al caso de la renegociación de la deuda externa.

1) Se señala que la negociación del 2002, habría podido ser mejor con una facilidad petrolera a 10 años con intereses, esto es, pagarla con petróleo.

Sería importante que se informe si en el mercado internacional ha habido facilidad petrolera a 10 años, que se haya hecho en los últimos 5 años, sin considerar los países árabes, en donde hay abundante petróleo, con régimen político estable.

En el Ecuador, en los últimos años, se han hecho facilidades petroleras hasta un año plazo, no a más tiempo.

Febres-Cordero indica que desde 1987 ha venido planteando ese mecanismo para solucionar la deuda externa; lo lamentable es que en el periodo de Alarcón presidente y ministro de Finanzas, Marco Flores, 1997-1998, que le fueron muy cercanos, no se lo hizo. ¿Por qué?

2) La negociación de Gallardo fue muy cara, el costo del dinero internacional en muchos meses no excede del 6% anual, incluyendo spread.

Esta es una de las razones por las cuales los papeles del Ecuador tienen mercado, porque se están pagando intereses por más del doble de otros títulos valores. También explica la declaración de Gutiérrez al plantear la renegociación de tramos de deuda, que no es del agrado de los acreedores.


3) Lo del pago de los honorarios a Salomón Smith Barney fue comprometido en el gobierno de Mahuad con el ministro Arízaga. Era posible excluirlos, pero entonces había que pagarles de todas maneras los honorarios.

En los últimos años, la práctica internacional ha sido que la banca de inversiones siempre intervenga en estas negociaciones, lo cual evidentemente las encarece. En el acuerdo reciente de Gutiérrez con el FMI, esa condición siempre está presente. Que hayan repartido dinero a funcionarios ecuatorianos es difícil saberlo, por eso es importante que Gallardo desnude totalmente las fuentes de lo depositado en la cuestionada cuenta de Panamá que acusa Febres-Cordero.


4) Lo del 26 de julio del 2000, que Febres-Cordero declara el día más largo de la historia, es lo que se llama usualmente día de cierre; no es que ese día se negoció todo, sino que el proceso se cierra ese día. En el caso puntual, fue al día siguiente de la sesión del 25 de julio del 2000, en que en la Municipalidad estuvieron juntos Noboa y Febres-Cordero, y se habló de la negociación que se firmaría el día siguiente, y entonces, Febres-Cordero aplaudió a Noboa porque este se comprometió a apoyar a Xavier Neira, en su candidatura a Presidente del Congreso Nacional.

Las acciones que se dieron en el tema de la deuda en el 2000 fueron públicas; Alberto Acosta, Jubileo 2000, el autor de esta nota y otros las criticamos.

La venta de bonos para entregar liquidez, no bonos, a Filanbanco y al Banco del Pacífico, en julio del 2001, salió en los periódicos; también la cuestioné en una intervención, el 24 de julio del 2001, delante del presidente Noboa; no hubo ocultamiento, sino que se dio la justificación del riesgo de una nueva escalada de crisis bancaria que se quedó en la quiebra de Filanbanco. El Pacífico devolvió con intereses lo que entonces recibió. Jurídicamente debió reformarse el decreto que autorizó el uso de los bonos.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com