Regresar

Guayaquil, viernes 6 de junio del 2003 (Diario Expreso)

El lastre de la deuda externa

Por Albero March

Cuando las autoridades económicas lo requirieron, en pocas horas se tuvo lista toda la documentación habilitante para la reestructuración de la deuda y el recambio de bonos Brady por Globales. Y cuando el ex presidente Febres Cordero lanzó su acusación sobre esta renegociación, en pocas horas su denuncia fue remitida por el congreso a la Fiscalía y por las mismas esta inició tres instrucciones Fiscales. No hay nada que hacer. En este país las cosas se mueven solo dependiendo de quién es el que las quiere mover, y más rápido que sacar una cédula de identidad.

La verdad es que muchos y desde hace muchos años venimos planeando la posibilidad de efectuar una venta anticipada de petróleo, vendiendo a futuro algo de las enormes reservas que yacen sin uso ni beneficio en el subsuelo oriental, para obtener recursos para el desarrollo, solventar problemas sociales, y recomprar, astuta y estratégicamente, buena parte de la deuda nacional, interna y sobretodo externa, en mercados secundarios, a precios de gallina con peste, que es lo que en realidad vale. Quienes a esto se oponen, o son tenedores de deuda y quieren seguirla cobrando a valor nominal, o no saben donde están parados. El enorme peso de la deuda hoy 43% del presupuesto Fiscal, es un lastre que un Ecuador que camina con las piernas acalambradas ya no puede cargar. Y la verdad es que el mejor momento para verlo hecho desde que este tema está en la palestra, fue cuando gobernó Duran Ballén ya que los papeles de deuda externa llegaron a niveles sumamente bajos, y , muy importantes, el país sí era sujeto a crédito, se podía financiar con petróleo dad nuestra estable imagen internacional – que años más tarde sufriera terriblemente-, la solvencia del país – que no estaba en moratoria -, y la buena proyección de precios del mercado. Pero no, se hizo, y como antes, ahí nadie dijo nada.

Con la reciente visita de su subdirectora quedó confirmado que el FMI no le interesan los “asuntos internos” de cada país. Allá ustedes con el tema de la reactivación productiva, nos dijo la Sra. Krugger, Al FMI solo le interesa mantener a los países aptos para servir su deuda externa, y las formulas de renegociación que se inventen, la “Global”, antes otras y ya vendrán más, se dan cuando varios países amenazan con moratorias por sus crisis al unísono. El Ecuador, con su ninguna importancia en el concierto internacional, tiene derecho a voz, quizás, pero no a voto. De manera que las opciones que nos dan no son muchas, y de hecho nos las imponen.

Es verdad que la reducción de casi USD 3.000 millones que “no vendió” Jorge Gallardo se hace agua antes de la mitad del nuevo plazo dadas las altas tasas de interés pactadas del 12% en los bonos Gomal 2012. Algún caramelo había que ponerles a los acreedores para darles a esos bonos mayor valor presente. Más; ¿Quién ha dicho que tenemos que darnos 12 o 30 años sin refinanciar o recomprar la deuda? ¿Cuántas veces se ha renegociado y cuántas veces más se lo hará?. Esto, digan los contratos, es decir cuantas veces el país se vaya quedando sin oxígeno para pagar. ¿Saben por que? Porque esta clase de endeudamientos son tanto problema de los acreedores, por cuyos intereses velan propias entidades internacionales, como de los mismos deudores- a quienes se les imponen condiciones-.

Es fundamental avaluar estas decisiones basándose en los momentos y escenarios en que se toman. Gustavo Noboa recibió un país convulsionado como nunca, y con la moratoria de la deuda externa declarada, por ende con los mercados internacionales cerrados. Precisamente esta refinanciación fue condición sino que para la suscripción del acuerdo Stand by con el que el país revió Febres Cordero y Noboa eran a la sazón aliados políticos y procuraban la elección de Xavier Neira a la Presidencia del Congreso. Los roces, que con los estériles desatinos de Noboa llegaron a la pasión personal, se dieron bastantes después. Mi conclusiones es que ni la venta anticipada para planear la recompra en ese entonces era 100% inviables; que no los hubo un perjuicio por $9,000 millones, por que tal dinero no existe como para que con el se nos perjudique; que las tasas de una financiación petrolera ni siquiera hoy- que nos declaramos los mejores aliados de EEUU. Y estamos sometidos al FMI – serían las que el PSC ha usado para proyectar ese monto de perjuicio; y que no interesa, salvo que haya dolo, si Gallardo o Arízaga- como parece- contrataron a Salomón Smith Barney, aunque los honorarios, pagados en buena parte con bonos, puedan parecer altos. Considero si que apalancar bancos en crisis rematando. Bonos sobrantes no era ni legal ni idóneo. Y que se debe encargar a un organismo internacional sin fines de lucro y ajeno a injerencias políticas una investigación profunda sobre si hubo dolo y sobre la conveniencia de este proceso. Basta de sortilegios.

Lo más importante debe ser que por fin se nomine una comisión permanente de alto nivel, con notables expertos, que estudie, planifique y ejecute lo mas conveniente para los caros intereses no de algunos, sino de la Nación, con relación a una deuda que, junto a la cantidad y calidad del gasto Fiscal, son las taras que nos hunden. En este tema no puede quedar al albedrío de cada Gobierno, que solo procurada pedalearlo para salvar su flujo de caja en desmedro del país. Y ojo; una recompra en mercado secundario no se puede anunciar. No seamos ilusos.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com