Regresar

El Universo (22/junio/2003)

El alto dirigente

Por Francisco Febres Cordero

Jefe:
Presento a continuación el informe de la misión por usted encomendada con el fin de descubrir quién es el alto dirigente político que le tiene presionado al Presidente de la Corte Suprema de Justicia, doctor Armando Bermeo:

En efecto, Jefe, procedí a acudir al Tribunal Supremo Electoral vestido subrepticiamente con un traje militar tipo camuflaje, con el pretexto de que quería constatar in situ si ahí estaban todas las fichas de los afiliados a Sociedad Patriótica. resulte.

En dentro de los Archivos di con la ficha del doctor Osvaldo Hurtado, que me Perfecto resultó, Jefe, con decirle que algunos civiles hasta me pidieron recomendaciones para que el coronel Patricio Acosta les dé un puestito. Ojalá les pareció que era el más alto político porque ha sabido medir más de uno ochenta. Sin embargo, tuve que descartarlo porque ya no consta como hijo DP sino como afiliado de Patria Solitaria, que de tan solitaria creo que si vive ya ha de ser muerta. O sea el doctor Hurtado resulta que sí es alto, pero ya no dirigente.

Poco a poco pude constatar, Jefe, que la mayoría de los dirigentes políticos no han sabido ser altos. Y no solo eso, sino que han sabido ser hasta cantantes aunque lo malo es que no se les oía en las fotos. Otros tienen caras de animadores de tele, deportistas, locutores. Y así. Para serle franco, todos me parecieron bien patuchos, para qué también.

En medio de la investigación encontré la ficha del abogado Álvaro Noboa, con la sorpresa de que él no parece un alto dirigente, sino uno de los más gordos, condición a la que, lamentablemente, no hizo referencia el doctor Bermeo.

Cuando estaba pensando que el doctor Bermeo se había inventado que había altos dirigentes, asomó la ficha del ingeñero León Febres Cordero. Le juro que él sí ha sido bien alto hasta cuando está bajado del caballo. Con decirle que, cuando está con tabaco, tiene una alzada de un metro ochenta y dos, más o menos. Cuando está sin tabaco es porque está en Miami, donde no dejan fumar. Ni gritar.

Con mi olfato que no falla, estoy seguro que el Ingeñero es el alto dirigente que le tiene presionado al doctor Bermeo para hacer que le meta preso al doctor Gustavo Noboa y le asegure que va a ganar otros juicios de bastante altura, Jefe.

Lo único que me falta es que usted me dé autorización para proceder a llevar al doctor Bermeo a nuestra oficina para allí efectuarle una investigación bastante a presión tipo inmersión en agua o submarino y, alzándole de los pulgares, obligarle a que confiese quién mismo es el que le tiene presionado. Chuta, Jefe, le juro que de cantar, el doctor Bermeo canta, con lo cual salimos de dudas y diunechas damos por cerrado el caso.

f) Luis Sigcha y Cuntes

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com