Regresar

Quito, miércoles 30 de julio de 2003
www.hoy.com.ec

Campaña contra ex presidente

No recuerdo si fue un periodista o un analista político de los que estamos plagados, quien tuvo la desafortunada ocurrencia de calificar al ingeniero León Febres Cordero, de ‘dueño del país’ y digo desafortunada porque este caballero se lo creyó. No de otra manera se puede entender que luego de no haber asumido su función de diputado durante más de cuatro meses, menospreciando a su electorado, a sus coidearios y al Congreso mismo, aparezca con una denuncia en pos de enjuiciar al ex presidente doctor Gustavo Noboa, por la renegociación de la deuda externa, que más huele a venganza personal, pues en tal operación no existe apropiación de fondos públicos por parte del ex presidente, además de que ya nada de lo que se haga en este caso redundará en beneficio del país.
Como se dio cuenta del fracaso de su denuncia, arremetió contra el presidente de la Corte Suprema de Justicia, quien denunciara ser objeto de presiones y amenazas de parte de un conocido político al que le interesa que dicho magistrado asuma actitudes que favorezcan a sus intereses. No se entiende, o a lo mejor está clarísimo, el deseo del ingeniero Febres Cordero de que el presidente de la Corte mencione el nombre de quien a ejercido tales presiones y amenazas, cuando todo el mundo , el ingeniero incluido, entiende que se trata de él, que tiene por costumbre actuar de manera malévola y con fines protervos, para usar los adjetivos que tanto le gustan.
También falla este intento debido a lo contrario de la opinión pública, gracias a Dios, entonces enjuicia el que el edificio del ex Filanbanco en Quito se lo haya destinado para sede de la Corte Suprema de Justicia, pretendiendo asimilar el procedimiento adoptado para ello como semejante a lo hecho por el ex ministro de Finanzas Carlos Julio Emanuel. En el caso Emanuel se utilizaron fondos con fines incorrectos y hasta corruptos, mientras que en el caso edificio del ex Filanbanco no hubo distracción y menos abuso de fondos públicos del Estado.
Es lamentable que el paso del ingeniero Febres Cordero por la Legislatura y el Gobierno esté marcado por su prepotencia y el escándalo.

Bolívar Echeverría Paredes

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com