Regresar

viernes, 1 de Agosto del 2003

Errores en la práctica del asilo

Editorial del Diario El Comercio

El Presidente ecuatoriano como el Primer Mandatario dominicano han cometido errores que desfiguran una de las instituciones más sobresalientes del Derecho Latinoamericano. Conocido el pedido de asilo diplomático del ex presidente Gustavo Noboa al ingresar a la Embajada de la República Dominicana, el Gobierno -en un apresuramiento que se está convirtiendo en proverbial- declaró que en el Ecuador no existen perseguidos políticos. Al parecer, por negligencia profesional de la Cancillería, no se percataron de que el Ecuador es un Estado de Derecho con el poder dividido en funciones, donde se pueden generar autónomamente actos que puedan tipificarse de persecución política.

Por su parte, el Jefe de Estado dominicano también confundió la institución y entre otras causas para conceder el asilo señaló razones de orden personal. En este contexto, que debe sorprender a la comunidad latinoamericana, el único que no equivocó los procedimientos fue el ex presidente Constitucional del Ecuador, aunque incurrió en omisiones que podrán tener repercusiones jurídicas. No precisó en su pedido -la oportunidad puede ser vital- una serie de circunstancias que por su coincidencia, concordancia e inminencia puede aportar a conformar una categoría tan compleja y difícil como es la persecución política en un sistema democrático.

El tema del asilo es noble y dramático en América Latina. Existen casos patéticos como la negativa del Gobierno peruano a reconocerlo en favor del líder aprista Haya de La Torre asilado por años en la Embajada colombiana de Lima, o el caso de ciudadanos cubanos victimados en 1961 en la Embajada del Ecuador en La Habana, como también el noble acontecimiento de la República italiana que, en su sede de Santiago de Chile, albergó por meses en sus jardines a miles de seres sentenciados a la muerte o a la tortura.

Por estos antecedentes el proceso del asilo del ex presidente Noboa debe ser tratado con seriedad, exenta de gestos histriónicos que afectan una tradición de siglos en Occidente, concretada en varias convenciones del Derecho americano.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com