Regresar

Quito, Lunes 4 de Agosto de 2003
www.hoy.com.ec

Comeos los unos a los otros

Por Diego Araujo Sánchez

Dos hechos aparentemente desconectados coparon la atención de la semana: el pedido de asilo del ex presidente Gustavo Noboa y el ansia por salir del país de numerosos ecuatorianos a fin de evitar la visa que, desde ayer, se exige para ingresar a España.

Noboa cayó en manos de León Febres Cordero que, en metáfora reveladora de su forma de entender la lucha política, confesó que al opositor no lo soltaba, como perro con hambre. En actitud de pelea, ocupó momentáneamente la curul de diputado para arremeter contra Gustavo Noboa y responsabilizarle del mayor fraude al Estado en los últimos 23 años, un supuesto perjuicio de $9 000 millones en la negociación de la deuda externa, por el cambio de los bonos Brady con los bonos Global. Además, para alimentar el hambre en la cacería de esta y otras presas, el acusador soltó más carnadas: la utilización ilegal del saldo de los bonos, primero, en la contratación de la firma Salomón Smith Barney; segundo, en una supuesta capitalización del Filanbanco y del Banco del Pacífico, entidades en manos del Estado y, tercero, en la compra del edificio del Filanbanco para la Corte Suprema de Justicia.

Como recordó el martes pasado HOY, para conocer si la negociación fue beneficiosa o perjudicial para el país habría que establecer comparaciones y aquello, según Walter Spurrier, “no resulta posible porque Ecuador es el único país que incumplió el pago de los bonos Brady. Los intereses del los bonos Global son altos, pero reflejan la falta de confianza de los agentes económicos en la estabilidad del país”.

¿Quién puede creer que Gustavo Noboa se haya beneficiado por esa operación o que sea responsable de peculado, según la ágil acusación de la fiscal Marina Yépez? El ex mandatario cometió muchos errores como gobernante. El más costoso para el país fue nombrar para ministro de Economía a Carlos Julio Emanuel, ex colaborador de Febres Cordero. Pero Noboa tiene antecedentes de reconocida integridad moral y una vida limpia. En realidad, ahora es objeto de una venganza de quien pasa por uno de los dueños del país gracias a las influencias y presiones que ejercen su partido y él sobre legisladores jueces y presidentes.

Mientras se desarrollaba este escándalo político, miles de ecuatorianos han pugnado, en los últimos días, por salir del país antes de que rigiera el visado obligatorio para el ingreso a España. Por lo menos medio millón de compatriotas dejaron Ecuador en los cinco últimos años.

Parece que el país del escándalo político y el país del drama de la emigración no tuvieran conexión alguna; no la tienen desde el punto de vista de la pequeñez e irresponsabilidad de una lucha política ciega ante las realidades sociales y económicas de las mayorías; pero sí la tienen, y muy estrecha, porque ese canibalismo de las élites ha convertido a este país en tierra inhóspita, que expulsa a miles de sus hijos a un destino incierto. El mandamiento supremo que se observa, por inspiración de los insensibles dueños del país, es "Comeos los unos a los otros". Para muestra, basta el botón de la metáfora del perro con hambre.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com