Regresar

Sábado, 2 de Agosto del 2003 Diario El Comercio

Canibalismo & corrupción

Por Carlos A. Jaramillo A.

El asilo diplomático solicitado por el ex presidente Gustavo Noboa al Gobierno de la República Dominicana llama a meditar sobre lo perjudicial que es para la ya deteriorada imagen del país la cadena de escándalos, en los que han estado inmersos los cuatro últimos presidentes de la República y el ex vicepresidente del régimen anterior a éstos.

Si bien es evidente que algunos de ellos incurrieron en festines y en actuaciones estrafalarias, que motivaron su destitución, otros se han proclamando, con razón o sin ella, víctimas del insaciable canibalismo político que impera en el Ecuador. El ex presidente Noboa sostiene que "las instituciones están secuestradas por el poder y la influencia de un grupo de políticos que ha hecho del tráfico de influencias y del miedo su forma de vida". Se refiere al Partido Socialcristiano y, en especial, a su líder y enemigo declarado, ingeniero León Febres Cordero.

Abdalá Bucaram reside desde el 11 de febrero de 1997 en Panamá, cuyo Gobierno le concedió asilo político. Pesan sobre él orden de prisión por peculado y varios juicios penales por denuncias de mal manejo de gastos reservados, adquisición de mochilas escolares, compra de armamento y equipo de seguridad e incorrecciones en la Aduana.

Jamil Mahuad viajó el 25 de febrero del 2000 a Perú y de ahí a Estados Unidos. El 13 de julio de ese año fue sindicado por la declaratoria de feriado bancario y el congelamiento de depósitos. También está enjuiciado por la denuncia de Fernando Aspiazu, ex propietario del Banco del Progreso, de que le entregó más de tres millones de dólares para su campaña presidencial.

Fabián Alarcón es el único que se puso en manos de la justicia y permaneció detenido medio año, en 1999, por una denuncia, de la entonces diputada Cecilia Calderón, de que había contratado un alto número de "pipones" cuando fue presidente del Congreso. Esta acusación fue colofón de la disputa por la dirección del FRA, que en paz descanse.

Alberto Dahik, vicepresidente en el régimen de Sixto Durán Ballén, permanece desde el 12 de octubre de 1995 en Costa Rica, también como asilado político, bajo acusación de manejo indebido de fondos reservados.

Ahora le tocó el turno a Gustavo Noboa, como epílogo de una virulenta polémica con el diputado y ex presidente Febres Cordero, quien el 21 de mayo denunció en el Congreso, con el respaldo de un montón de documentos, que "el gobierno de Noboa cometió el más grande atraco financiero de la historia del país" y advirtió que lo perseguiría "como perro con hambre" hasta que sea sancionado, intimidación de la que se hizo eco el caricaturista Bonil, de El Universo y dijo: "¡Ojalá hubiéramos tenido algún perro hambriento para el caso Ran Gazit!"

Por coincidencia, la Gerenta de la AGD sacó a relucir esos mismos días la vigencia de medidas cautelares contra el ex presidente Noboa, hasta que se determine si tiene algún grado de participación en un presunto caso de testaferrismo, en el que está involucrado un hijo del ex mandatario.

Se escribe así otra página de vergüenza en la historia de nuestro país, catalogado entre los más corruptos del mundo. Lo justo y necesario es que, por los canales correspondientes, se investiguen a fondo las denuncias y se aplique la ley con la debida rectitud y sin presiones. Ventajosamente, al frente de la Corte Suprema de Justicia está un magistrado que ha demostrado entereza.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com