Regresar

Quito, Viernes 8 de Agosto de 2003 Diario Hoy

El asilo de Gustavo Noboa

Por Claudio Mena Villamar

Aceptar el asilo político solicitado por el ex presidente Gustavo Noboa es algo que compete exclusivamente a la República Dominicana que es el país que recibió la solicitud de asilo. Eso lo dice el texto de la Convención sobre Asilo Diplomático suscrita por los países miembros de la OEA.
Analizar si el ex presidente es o no un perseguido político es un asunto que puede discutirse. Su verdad -la de Noboa- consta en la solicitud de asilo dirigida al embajador Norman Ferreira (publicada en HOY, 2003-07-29). La verdad es que en ella se explica el acoso al que ha sido sometido desde el momento en que el diputado León Febres Cordero le acusó de haber festinado los recursos del país en la negociación de la deuda externa (cambio de unos bonos por otros y el uso indebido de $126 millones para recapitalizar los bancos Filanbanco y del Pacífico).

Como el asunto pasó a conocimiento de la Corte Suprema, debido al fuero del que goza el ex presidente, la Fiscalía General se apresuró a tramitar la denuncia, tipificándola como peculado y pidió la prisión y medidas cautelares contra el ex presidente, petición que el magistrado supremo negó, habiéndose concedido la respectiva apelación ante una de las salas de lo Penal de la Corte Suprema, recurso que está pendiente. Por otro lado, los informes sobre la renegociación de la deuda no han sido conocidos por el Congreso y la Contraloría General del Estado tampoco ha emitido informe alguno.

Lo que se ha dado es la presión o chantaje ejercidos por el jefe socialcristiano para que el presidente de la Corte Suprema conduzca el proceso para conseguir la prisión de Noboa. Como el magistrado Bermeo anunció esta maniobra, inmediatamente se lo acusó de haber obrado en forma delictuosa en la adquisición del edificio para la Corte Suprema, asunto sin fundamento legal alguno, claramente explicado por el ministro Bermeo.

Desde otro flanco, la gerenta de la AGD impide la salida al exterior del ex presidente, porque investiga una denuncia. Según testimonio vertido por uno de los abogados del doctor Noboa, existieron instrucciones para su arraigo en caso de que quisiera viajar. Todas estas maniobras, en las que existen móviles de carácter político indudables, no de parte del Gobierno del coronel Gutiérrez, lo que es menester aclarar, sino de enemigos políticos, con gran influencia en las autoridades nacionales, debieron haber acosado al ex presidente al punto de obligarlo a tomar la dura decisión de solicitar asilo en la Embajada de un país hermano, solicitud que según última noticia, está confirmada.

El Ecuador deberá respetar esta decisión y disponer la custodia necesaria cuando el ex presidente viaje a República Dominicana. ¿Qué pasará con los juicios pendientes? Estos deberán proseguir hasta la sentencia y, en el caso de declararse su culpabilidad, habrá que estudiar el problema de la extradición con el país asilante. La situación se vuelve similar a la de otros asilados: los señores Dahik y César Verduga, cuyos juicios no han concluido.

 

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com