Regresar

Quito, Jueves 14 de Agosto de 2003 Diario Hoy

Diplomacia ecuatoriana, papelón internacional

Por Thalía Flores y Flores

Se exhiben llenos de poses. Hablan en tonos superlativos. Gustan de la buena mesa. Se muestran gentiles, pero profesionalmente, con las excepciones que confirman la regla, la diplomacia ecuatoriana parece no estar en nada.
Desde que Jamil Mahuad entregó, de manera ingenua, la Base de Manta, sin que mediara negociación alguna, tal como suele hacer la hábil y profesional diplomacia estadounidense, y también las de las naciones que han entendido que las nuevas reglas universales legitiman el intercambio, la concesión, el arreglo y, sobre todo, los votos en los foros, Ecuador parece haber perdido el rumbo en la materia más delicada y fundamental, en este mundo globalizado.
Por eso no puedo evitar sonrojarme cuando recuerdo que al preguntarle a un alto funcionario de EEUU ¿por qué a Ecuador no le dieron nada, por usar la Base de Manta, cuando a Paquistán, para usar su espacio aéreo, le entregaron $70 000 millones, y el FMI renegoció su deuda con plazos y ventajas increíbles?, el funcionarios me respondió algo así como: “No nos pidieron”.
Este servilismo ante los poderosos es percibido por los países grandes como torpeza. Por eso, a la hora de hacer los presupuestos de ayuda no privilegian a los autodenominados “amigos y aliados”, sino a aquellos Estados que han mostrado dignidad y argumentos.
Frente a Europa que acaba de poner ‘candado’ a los emigrantes, y particularmente, de cara a España, la diplomacia ecuatoriana tampoco tiene una propuesta viable, peor un discurso altivo que, por un lado, les recuerde que cuando fueron pobres Ecuador fue un escenario amable para su gente, pero que, por otro, reconozca los problemas que debe generar el recibir un éxodo masivo como el ecuatoriano.
¡No estamos en nada!
Ahora presidimos la Comunidad Andina de Naciones, pero los ciudadanos desconocen la postura del país frente a la integración, porque me imagino que consideran que esos temas son para los expertos.
Y porque no estamos en nada, a la Cancillería como institución no le importó que se designara a primos, tíos, cuñados, amigos, coroneles, tenientes, hermanos, novios, etc., para que representaran al país, aunque no cumplieran los requisitos para el Servicio Exterior.
Así, si casa adentro reconocemos con dolor y angustia que la imagen del país es deplorable, ¿cuál será la imagen que del Ecuador se tiene afuera?
Y como si esto no fuese suficiente, las últimas acciones y declaraciones frente al asilo concedido por el Gobierno de República Dominicana al ex presidente Gustavo Noboa nos han arruinado.
Las imágenes de policías ecuatorianos intentando revisar el auto de un diplomático extranjero deben haber horrorizado hasta a quienes solo sospechan de Derecho Internacional, no digamos a los profesionales. Las declaraciones de Nina Pacari, cuando fungía de canciller, de que “ni daremos ni negaremos el asilo”, son una pieza para el diccionario del absurdo, así como las contradicciones del encargado Patricio Zuquilanda, que un día habla de 48 horas y al siguiente de tiempo indefinido para otorgar el salvoconducto.
Por eso, debemos admitir, aunque con vergüenza, que la diplomacia ecuatoriana hace un papelón internacional.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com