Regresar

El Universo 18 de agosto del 2003

Irrespeto a ley y convenciones

Raúl Izurieta Mora Bowen

Colegas del exterior vinculados al estado de derecho y a los derechos humanos me escriben con preocupación: las agencias internacionales de noticias –me dicen– avisan al mundo de otra incoherencia del Gobierno del Ecuador. Informan que a un ex presidente de la República le concedieron asilo político en la República Dominicana y que el Gobierno de Ecuador no le concede el salvoconducto. Además, que la policía, por orden superior, atropelló e intentó sacar de su vehículo al representante diplomático del país caribeño en Quito.

Lamentablemente lo anterior es cierto y por eso, nuevamente, el gobierno del coronel Lucio Gutiérrez se presenta como uno ajeno al cumplimiento de las normas legales y convenciones internacionales para ofrecer un espectáculo circense a sus coterráneos. Hace solo pocas semanas fue la AGD la que de un plumazo dio al traste con toda la doctrina societaria del mundo al involucrar a los accionistas como responsables de las deudas de su empresa. Ahora, es el Ministerio de Relaciones Exteriores, tan venido a menos en este Gobierno, el que incumple los convenios y las prácticas internacionales ¿Dónde están los profesionales del servicio exterior que no pueden reaccionar ante los atropellos de sus jefes de circunstancia?

El caso del doctor Noboa es un ejemplo de la falta de garantías con la que vivimos los ecuatorianos. Si eso pasa con un ex presidente ¿cuál es la situación de los ciudadanos de a pie? Sin pretender ser juez en el fondo de lo que se le acusa al Dr. Noboa, sin duda, en su forma se nota errores, agresividad y complicidad del Gobierno con el partido político y su dirigente que le persiguen. Una Fiscal General que actúa –sin ser ese su estilo, todo lo contrario– ágilmente para pedir la captura del ex presidente. El Juez, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, un funcionario garantía de seriedad y honestidad judicial, no dispone la prisión preventiva por lo que es injuriado y amenazado por el partido político interesado. Más tarde la Primera Sala Penal ordena su arresto domiciliario respetando el asilo político ya concedido.

En la vehemencia que este caso ha despertado en el partido político interesado, su máximo dirigente escribe una carta a los periódicos de la República Dominicana –según dicen las noticias– cuestionando la decisión del presidente de esa nación soberana.

La AGD, hasta que se pronuncie la Primera Sala de la Corte Suprema, ordena el arraigo del ex presidente acusándole de hechos que estaba “investigando”. Ya levantó el arraigo.

Los anteriores son hechos que nos llenan de bochorno. Son los hechos que demuestran cuán apasionante y bajo es el hacer político en el Ecuador y cuán débil e incumplidor de la ley y los convenios internacionales, igual que de la inmunidad diplomática es el gobierno del coronel Gutiérrez. ¡Estemos alertas!

Nos corresponde pedir disculpas a la diplomacia dominicana, al presidente de esa República y pedirles comprensión, porque en el Ecuador a sus políticos nada les importa que no sea su venganza personal sin importarles la dignidad del pueblo que también rechaza el notorio y permanente irrespeto con el que lo hacen vivir y sentir.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com