Regresar

Quito, Lunes 18 de Agosto de 2003 Diario Hoy

Incoherencia y conflictos

Por Francisco Rosales Ramos

"El Gobierno ni concederá ni negará el salvoconducto” (al ex presidente Noboa), dijo la entonces canciller Pacari, en una de las últimas declaraciones. “El salvoconducto se concederá inmediatamente”, dijo el canciller encargado al tomar posesión de su encargo. “El salvoconducto se concederá en 48 horas”, expresó el Secretario de Información. “Gobierno no tiene plazo para dar su respuesta al asilo concedido a Noboa ... por lo que se tomará el tiempo necesario para hacer el análisis de los procesos judicial y diplomático”, manifestó el novel ministro de Gobierno. “Queremos que el pueblo se informe bien del proceso. La República Dominicana se tomó todo el tiempo, unos 15 días, para declarar el asilo y ningún ciudadano dominicano le conminó para que se pronunciara de inmediato”, son los nuevos conceptos del canciller encargado.
También en este tema los voceros del Gobierno se dicen y se desdicen y cambian de opinión según sopla el viento, que en agosto suele ser muy intenso. Los siete meses de gobierno no han logrado que los principales funcionarios del régimen experimenten los conflictos que han generado por las imprecisiones y contradicciones de sus declaraciones y vuelven a caer en los mismos problemas. George Bernard Shaw sentenciaba: “El hombre no debe decir todo lo que sabe, pero no debe hablar sino de lo que sabe”.
Más allá de lo penoso que resulta para el Ecuador otro ex jefe de Estado en problemas con la justicia y en busca de asilo político (la revista colombiana Semana, en su edición de agosto 4, bajo una foto de Noboa, coloca la siguiente leyenda: “Con la petición de asilo del ex presidente ecuatoriano Gustavo Noboa se completa una larga lista de mandatarios de ese país que terminan en problemas con la justicia: Jamil Mahuad, Abdalá Bucaram, Fabián Alarcón, el vicepresidente Alberto Dahik, para no hablar de al menos 10 altos funcionarios más”), lo de fondo es que Ecuador terminará por conceder el salvoconducto, porque no cabe otra actitud en las relaciones internacionales.
La centenaria tradición americana sobre el asilo y específicamente la Convención de Caracas de 1954, asignan de manera exclusiva al Estado asilante (República Dominicana) “la facultad de calificar la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución” (Art. IV). Y obliga al Estado territorial a “dar inmediatamente, salvo casos de fuerza mayor, las garantías a que se refiere el Art. V y el correspondiente salvoconducto” (Art. XII). Y el adverbio inmediatamente, según el diccionario de la RAE significa: “ahora, al punto, al instante”.
De manera que por ningún concepto el Ecuador puede adoptar una actitud díscola en este asunto. Ha sido y es un país que respeta los tratados internacionales convertidos en “ley de la República comprometiendo para su observancia el Honor Nacional” según la fórmula utilizada tradicionalmente en su ratificación.
Lo anterior no implica un pronunciamiento respecto al fondo de la acusación a Noboa. Ya lo harán los jueces en su debido momento. El “Honor Nacional” está muy por encima de crear incomodidades al asilado y al agente diplomático en cuyo hogar se aloja.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com