Regresar

Persecución política

Editorial El Universo, 10 de mayo de 2005

El Ministerio de Gobierno no ha expuesto con claridad los fundamentos legales en que se apoyó para ordenar la prisión del ex presidente Gustavo Noboa.

Hay que recordar que el Ejecutivo no tiene atribuciones para resolver sobre polémicas jurídicas, de manera especial en momentos en que la Función Judicial está sumergida en una crisis sin precedentes y no existe Corte Suprema de Justicia, por lo que esta carencia de explicaciones inevitablemente generan malestar.

En cambio son del todo evidentes los motivos políticos que originaron el hecho que estamos comentando, y que nada tienen que ver con la culpabilidad o inocencia del ex presidente Noboa (un asunto sobre el que todavía quedan muchas inquietudes por responder). El factor determinante sin duda fueron las presiones políticas que se ejercen para reinstaurar el sistema de persecución política que sirvió en los últimos años para destruir a todo el que se interponga en el camino de cierta dirigencia política.

El Gobierno nacional debe evitar que esas presiones alcancen su objetivo. El fracaso del coronel Lucio Gutiérrez se debió precisamente a que reeditó vicios políticos repudiados por la población, incluyendo aquel de utilizar jueces y fiscales como armas de persecución política.

Continuar por ese camino nos llevaría a un nuevo fracaso que el Ecuador no estará en condiciones de resistir.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com