Regresar

Diario El Comercio 24 de Agosto de 2003

¿Qué se espera?

Pablo Ortiz García

Mi abuela repetía frecuentemente que "el que mucho habla, mucho yerra", y eso es precisamente lo que ocurrió con la resolución de veintitrés hojas, dictada por la Primera sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, en el caso del doctor Gustavo Noboa. Explico esta afirmación..

Los magistrados de esa Sala debían pronunciarse, exclusivamente, sobre la providencia dictada por el Presidente de la Corte que negó el pedido de la Ministra Fiscal de ordenar la prisión preventiva del ex presidente Noboa.

Sin embargo, analizan diversos tópicos ajenos al tema materia del recurso; se refieren a posibles nuevas investigaciones, y hasta emiten juicios de valor que expresamente les está prohibido.

Hablan de la congruencia de su dictamen, sin recapacitar que el principio de la congruencia en materia procesal, se da entre la resolución a expedir y lo que consta en el juicio sometido a su análisis, y precisamente no lo observan.

Tienen frases cantinflescas como aquella que dice "mientras que responsabilidad penal es la atribución de la sanción".

No la entiendo, pero como es dictada por tres magistrados debe ser profunda y de alto contenido jurídico, que simples abogados no poseemos la capacidad de entendimiento, o nuestros profesores no supieron explicar este principio del Derecho Penal.

Sin ser el asunto que debían analizar, encuentran "indicios suficientes de la existencia del delito de peculado". ¿Alguien les preguntó sobre esto? ¿Por qué hablan de algo no consultado? ¿Ignorancia? ¿Desprendimiento de conocimientos?

Al hacer un análisis de la disposición legal que contiene los requisitos para c prisión preventiva, señalan que para que ocurra debe haber indicios suficientes existencia del delito; indicios precisos de que el imputado es el autor, y que el delito sea sancionado con prisión.

Se ordena la prisión del doctor Noboa, no por lo que dice el Código de Procedimiento Penal (CPP), sino por "su fallida intención" de salir del país, que de no haberse dado "este Tribunal no habría dictado medida cautelar alguna, en su contra".

A los otros imputados en esta causa, excepto a uno que está en el exterior, por haber ido o manifestado su intención de abandonar el país, no ordenan su prisión. Es este razonamiento, que nada tiene de jurídico.

La resolución tiene cosas tan chuscas como aquella de inducir a la Función Ejecutiva a solicitar "la revocatoria del asilo si fuere concedido", lo que demuestra la ignorancia del Derecho Internacional Público.

Es una burla a la inteligencia la trascripción que los magistrados no reservas que jamás ratificó la República Dominicana a la Convención sobre el Asilo.

¡Solo a estos jueces se les puede ocurrir mencionar en una resolución temas inexistentes jurídicamente! Tal vez el apuro por cumplir órdenes hizo que escriban cualquier cosa.

Tan floja es la resolución dictada en el caso Noboa, que URO de los magistrados, incumpliendo una prohibición establecida en el CPP, salió a defenderla en un medio de comunicación.

La violación de esta prohibición es sancionada con la destitución de quien declaraciones. ¿Qué espera la Corte para hacer cumplir esta norma?

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com