Regresar

Diario El Universo Noviembre 7 de 2003

Polémica por selección de magistrados para la CSJ

Por: Eufemia Salazar

 

Presencia mayoritaria de jueces afines al Partido Social Cristiano preocupa a centroizquierda.

Dos errores, el uno cometido por el conjuez Jorge Andrade Lara y el otro por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Armando Bermeo, consolidan al Partido Social Cristiano (PSC) en la Función Judicial. Se suman las denuncias internas en la Corte por la politización del proceso de cooptación.

Por ello, el malestar entre los magistrados del grupo de centroizquierda quedó en evidencia ayer, tanto, que ese bloque se mostró fraccionado por la falta de estrategia de Bermeo Castillo, cuya ausencia en la sesión del miércoles anterior impidió que se apruebe la posibilidad de apelar la descalificación del candidato del sector, Jorge Andrade Lara. Se cuestionó la falta de atención por parte de Andrade Lara al no haber adjuntado la cédula de ciudadanía y la partida de nacimiento a los requisitos para participar en la selección de jueces.

Esto dejó abierto el camino para que los candidatos identificados con el PSC tengan la posibilidad de acceder a dos de las tres vacantes en el Tribunal, una en la Segunda Sala de lo Penal y la otra en la de lo Contencioso Administrativo.

Esto produciría que el PSC tenga mayoría en el pleno, con lo cual, en las elecciones del 2004, podrían lograr que uno de los jueces de esa tendencia sea el sucesor de Bermeo en la presidencia de la CSJ.

El proceso de cooptación esta prácticamente definido con las eventuales designaciones de Pilar Sacoto, actual conjuez del magistrado Carlos Riofrío (los dos vinculados al PSC), para la Sala Penal, y del ex contralor Alfredo Corral o del ex vocal del TC, Armando Serrano Puig (ambos de tendencia socialcristiana), para la Sala de lo Contencioso. Para esta última Sala asimismo fue calificado Hernán Ulloa, abogado del diputado, León Febres-Cordero (PSC). Estos hechos causaron satisfacción entre los magistrados alineados con el PSC, quienes defendieron el proceso, según dijeron, por la transparencia con la que se actuó.

Una prueba de ello, dijo el magistrado Hernán Quevedo, es la calificación de Manuel Viteri Olvera, aspirante auspiciado por el ex mandatario, Abdalá Bucaram. Por ello, negó que exista politización en la designación de jueces.

Bermeo Castillo dijo que no se puede garantizar que se elimine la injerencia política en las designaciones.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com