Regresar

Diario El Mercurio Cuenca, Junio 2 de 2003

El último rugido del león

Por: : Marx Carrasco V.

Transcurridos más de 120 días de iniciado el nuevo Congreso Nacional, recién asoma el Diputado León Febres-cordero. Se estrena cargado de odios y repleto de papeles viejos.

Odio hacia quienes se atrevieron alguna vez a plantarle la mirada o hacerle algún denuesto. Haberlo comparado con Don Corleone o calificarlo como viejito mentirosito; salirse del redil o pretender hacerle sombra, son pecados imperdonables para su religión: la prepotencia y el autoritarismo.

La tonelada de papeles, si bien contienen hechos objetivos, intentan inventar el agua tibia; representan basura financiera, la mayoría, de ellos conocidos y denunciados hace 3 años. ¿Por qué calló tanto tiempo el Ingeniero?. ¿Por qué limita la fiscalización a un solo proceso de renegociación de la tortuosa historia de la deuda ecuatoriana y se olvida de la sucretización, de la AGD y el salvataje bancario,?.

¿Por qué omite en su denuncia algunos nombres como el de Carlos Julio Emanuel? ¿Cuál es la razón política de fondo para armar el escándalo?.

¿A qué se debe el tratamiento extraordinario conferido por Landázuri y la ID que permiten recibir con bombos y platillos a un diputado que ha faltado más de 4 meses y que se hizo elegir a sabiendas que no cumplirá con el mandato?.

Estas y otras interrogantes nos formulamos los ecuatorianos. Respecto a las inconveniencias y perjuicios causados por el pésimo negocio realizado por Gallardo y su combo no cabe ninguna duda. Esto se demuestra simplemente recurriendo a la aritmética: El valor actual neto de la deuda refinanciada es mayor que el de la deuda anterior. Semejante barbaridad se debe, entre otros factores a: la capitalización y aumento de los intereses, el descuento del principal en un porcentaje menor al del mercado, la revalorización inmediata de los bonos global respecto a los bonos Brady.

Por otra parte, la Comisión negociadora jamás planteó más de una alternativa. Cualquier principiante sabe que el mundo económico-financiero es un mundo de opciones, cosa que no hubo esta ocasión. Una de las opciones que se discutía entonces era la obtención de un préstamo de facilidad petrolera que permita limpiar el mercado de bonos Brady comprándolos a su precio de mercado. Se trataba de un crédito caro que ciertamente era mejor -o menos malo- que el aplicado por el gobierno.

El expresidente León Febres Cordero rompió el silencio. A lo mejor habló por última vez; su precaria salud, según sus propias palabras, le impiden pernoctar en la altura y exige cuidados clínicos intensivos permanentes. Más allá de su estado de salud, su silencio es parte indispensable de la medicina que requiere el país para no seguir fragmentándose.

En cuanto al tratamiento que hay que dar a la denuncia, está bien que se investigue; desde luego, hay que destapar todas las ollas de la corrupción, incluidas aquellas que tienen tapa socialcristiana. Entonces, el rugido de los leones será como estertores de la desgracia nacional.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com