Regresar

Noboa contraataca hoy a Febres Cordero (lunes 26 de Mayo del 2003)

Guayaquil.

Parecía una escena kafkiana. El diputado socialcristiano, León Febres-Cordero, en un embrollo de papeles, cifras, tasas de interés, diarios... Él, con su característica diatriba, insistió ayer sobre las supuestas irregularidades en la reestructuración de la deuda externa, en el 2002.

El escenario de la segunda arremetida contra el ex presidente Gustavo Noboa y el ex ministro de Economía, Jorge Gallardo, fue Gamavisión. "Lo voy a perseguir como perro con hambre porque los ladrones tienen que estar en la cárcel", advirtió al referirse al ex Jefe de Estado.

Repitió que el Estado fue perjudicado con 8 942 millones de dólares; a Salomon Smith Barney (SSB) le pagaron 42,6 millones de dólares de honorario. Dijo que una facilidad petrolera hubiera resultado más ventajosa para Ecuador por 2 000 millones de dólares, a diez años plazo y una tasa de interés de 7 por ciento.

De toda la serie de acusaciones, solo un disparo puede dar en el blanco. Para dos expertos el uso arbitrario de los fondos públicos es lo único rescatable de la denuncia del legislador.

La Comisión Renegociadora de la Deuda Externa del gobierno de Gustavo Noboa no debió utilizar el remanente de los bonos Global por 126,4 millones de dólares, sostiene Fidel Márquez, decano de la facultad de Economía de la Universidad Espíritu Santo.

La operación transgredió el Decreto Ejecutivo 618 de julio del 2000, que creó la Comisión para renegociar la deuda y estableció que los papeles debían utilizarse exclusivamente en la reestructuración de la deuda. Según Márquez, Gallardo debió eliminar los bonos y buscar una salida legal, como la creación de otros papeles o un nuevo decreto para utilizar el saldo. Pero no lo hizo.

"La operación no fue un acto discrecional de mi parte", detalla Gallardo, quien está en EE.UU. Se justifica en el artículo 243 de la Constitución que exige a los mandatarios conservar los equilibrios macroeconómicos y un crecimiento suficiente y sostenido.

César Gutiérrez, profesor de Ingeniería Económica en la Universidad Católica, considera que lo que "sobró" de la novación de la deuda debió regresar al Ministerio de Economía. "No debió negociarse en el mercado porque se violó el Decreto Ejecutivo (618)".

Desde su perspectiva el error cometido tiene atenuantes: el evitar un supuesto mal mayor. Y para defender la operación, el ex Noboa tiene previsto hacer una presentación televisada hoy, en Guayaquil. Con ese propósito, ayer sus allegados gestionaban con varios canales de TV. De los resultados de las conversaciones depende si la intervención será en cadena o en un solo canal.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com