Regresar

Magistrados de la CSJ, divididos en dos bandos (eluniverso.com) 01/julio/2003

Eufemia Salazar Redactora | QUITO

Pese a la inexistencia de un acuerdo previo, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) intentará superar, esta semana, los conflictos internos surgidos por las denuncias de presiones de un “alto dirigente político” en contra de su presidente Armando Bermeo y el estancamiento de las designaciones de dos vacantes en las Salas Especializadas de este poder del Estado.

La solución al problema se complica por la división de los magistrados en dos grupos claramente definidos. Uno está alineado con el Partido Social Cristiano (PSC); el otro reúne a siete tendencias políticas y que apoyan a Armando Bermeo, cercano a la Izquierda Democrática (ID).

Los 16 magistrados vinculados con el socialcristianismo consideran que las designaciones deben realizarse mediante el mecanismo de cooptación (que da la facultad al pleno de la CSJ de elegir a los ministros entre los jueces de la función por concurso de merecimientos).

El grupo de Bermeo (seis magistrados) planteó la necesidad de que la sociedad participe en la selección de los juristas para las vacantes.

Pero, la imposibilidad de que la CSJ llegue a acuerdos y consensos hace pensar a los sectores políticos del Congreso Nacional en la posibilidad de promover una reunión esta semana para analizar las salidas al conflicto interno de la Función Judicial.

Aunque el PSC y Pachakutik opinan que el problema de la CSJ debe ser superado puertas adentro, la ID precisa que la solución puede darse en el ámbito político.

Según el diputado Andrés Páez (ID), lo ideal es la aprobación del proyecto de ley propuesto por su coideario Wilfrido Lucero, que regula el sistema de cooptación.

Ese cuerpo legal sugiere que el nombramiento continúe a cargo del pleno de la Corte, previa convocatoria a los diferentes colegios electorales, gremios de abogados y otras organizaciones sociales.

Páez observó que el conflicto coyuntural en la CSJ puede ser superado, si ocurre un amplio encuentro en el que aparte de abordar la situación legislativa se busquen alternativas en relación a la administración de justicia.

Esto último sin intentar interferir en la autonomía de la Función Judicial.

Para el jefe de bloque de Pachakutik, Antonio Posso, la pugna en la Corte Suprema de Justicia debe ser resuelta por este mismo Tribunal, es decir que “el Parlamento no tiene nada que hacer”.

A su criterio, no hay apuro por llenar esas vacantes, a no ser que el PSC intente captar uno de esos puestos, sobre todo la Sala de lo Penal, donde se tramitan procesos polémicos (como el caso Filanbanco), “lo cual debe ser condenado por todos”, dijo.

El diputado Alfredo Serrano (PSC), también coincide en que la solución a las diferencias de la CSJ debe provenir de quienes conforman ese ente y no del Congreso.

Las diez salas especializadas: dos de lo Penal, tres de lo Civil, tres de lo Laboral, una Fiscal y una de lo Contencioso Administrativo la integran 30 magistrados.

Hay dos puestos vacantes de magistrados titulares: uno en la Segunda Sala Penal, ocupado por el conjuez Jorge Andrade, y el otro en la Sala de lo Contencioso, que quedó sin reemplazo tras la renuncia del conjuez Marcelo Icaza (puesto vacante sin magistrado titular y sin conjuez).

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com