Regresar

Hipólito Mejía dice que Noboa ya puede viajar a R. Dominicana

( El Universo) (7/Agosto/2003)

El mandatario dominicano reitera la amistad con el ex presidente. Anuncia que ya firmó el asilo.

La Cancillería ecuatoriana aún no confirma cuándo entregará el salvoconducto.

La noche del martes pasado los pasillos en los tres pisos del Palacio Nacional del gobierno de República Dominicana lucían todas sus galas, con pisos de mármol relucientes, lámparas enormes que descubrían los trazos de una arquitectura que mantiene el estilo colonial propio de los países en el Caribe.

Construido en 1939 por orden del ex presidente Rafael Leonidas Trujillo, esa noche acogía a empresarios, políticos y diplomáticos dominicanos y nicaragüenses, era la cena en honor al presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, quien visitaba al país.

La reunión duró dos horas. Los guardias de seguridad presidencial evitaron la presencia de periodistas que esperaban afuera del Salón de las Cariatides o de los Espejos, lugar de la cena.

Al término de la recepción (22h20, hora local) el presidente Hipólito Mejía despidió a sus invitados y se preparaba a dejar el salón.

—Presidente –dijo uno de sus colaboradores–, un periodista ecuatoriano quiere entrevistarlo.

—Vamos a mi despacho y conversamos –contestó.

En el tránsito hacia el segundo piso, el recuerdo del ex presidente Trujillo retornó en forma de murmullo entre los colaboradores y edecanes del mandatario actual: “Esta es la oficina donde estuvo Trujillo”, comentaron.

El entorno de la casa presidencial se muestra en detalles: sala de estar para las reuniones informales, una pantalla digital donde cada 20 segundos aparecen fotos de cada uno de los siete nietos del actual mandatario.

Es un despacho sencillo, pero elegante, con cuadros de ex presidentes y recuerdos familiares, Mejía se acomoda y se muestra dispuesto a responder.

Pregunta: ¿Cómo conoció al ex presidente de Ecuador Gustavo Noboa?

Respuesta: Tengo relación política desde hace muchos años con el ex presidente y con Ecuador. Trabajé en una industria transnacional norteamericana y en esos años me tocó ir allá como técnico en el campo de desarrollo agropecuario y de la producción de químicos. En mi vida política, como consultor internacional volví para realizar investigaciones para el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. Estuve en el valle de Guayas y en la zona andina.

Viajé a Ecuador desde 1966, estuve en la elección de León Febres-Cordero, de Rodrigo Borja, de Sixto Durán-Ballén, quien también es muy amigo mío, y de (Jamil) Mahuad.

Conocía todos los problemas que surgieron en Ecuador. A Noboa lo conocía ya como vicepresidente y rector de la Universidad Católica de Guayaquil.

Coincidimos en reuniones bilaterales y multilaterales. El año pasado Noboa estuvo aquí como presidente invitado para que permaneciera unos días, pero se quedó como visitante oficial cuatro o cinco días. Dio varias charlas en la Pontificia Universidad Católica de Santiago y fue condecorado.

Independientemente de eso, en las reuniones presidenciales conocí a un Noboa firme, de calidad moral, serio, que dice lo que cree. Un presidente capaz. Debo decir con mucha franqueza que le tengo mucho cariño a él, a su esposa y sus hijos.

P: ¿Qué piensa sobre las denuncias en su contra, del ex presidente León Febres-Cordero, sobre supuestas irregularidades en la renegociación de la deuda externa durante su mandato?

R: Me sentí muy mal porque soy enemigo de la intriga política, yo no puedo meterme en los problemas internos de ese país. Inmediatamente que me enteré lo llamé y le dije que República Dominicana estaba a su disposición, después nos comunicamos dos veces. Sabemos por informaciones que hay problemas con el gobierno... Nosotros de acuerdo con nuestras leyes podemos dar asilo a quien queramos, sin tener ninguna lista, análisis ni ponderación. Pero sí quisimos cumplir los pasos, llamamos a la Canciller (Nina Pacari), nos pusimos en contacto con nuestro embajador –que es de mi absoluta confianza–, para que le prestara el afecto y protección debida al ex presidente.

 

P: Cuando Noboa pidió asilo político, el embajador Ferreira estaba en República Dominicana. ¿En esa oportunidad usted se reunió con él y le ordenó que protegiera al ex mandatario ecuatoriano?

R: Sí, le dije que se encargara de la tramitación burocrática.

P: ¿En qué consiste la tramitación burocrática?

R: Bueno, lo ideal es que el gobierno (del Ecuador) dé el salvoconducto para que pueda salir sin problemas, pero yo me podía acoger a las leyes dominicanas y quise hacer las dos cosas. Naturalmente, a mí nadie me prohíbe que le dé asilo.

P: ¿Qué pruebas presentó Noboa para justificar la supuesta persecución política?

R: No, eso ya está prácticamente... Nosotros queríamos que sea así, más si el Gobierno (ecuatoriano) dijo que no había problema.

P: La posición del Gobierno de Ecuador es que en el país no existen perseguidos políticos y que no se firmará ningún salvoconducto.

R: Bueno, pero él (Gutiérrez) no dirige todos los poderes del Estado, ahí habría conflicto con el Poder Judicial, él no manda ahí. Pero los peldaños burocráticos a mí no me importan, conozco las cosas que se ven en política. Pero independientemente yo tengo potestad para dar asilo y lo voy a dar, y ya autoricé al canciller dominicano.

P: Entonces, ¿cuándo podrá viajar Noboa a República Dominicana?

R: Ya puede venir.

P: ¿Ya tiene aprobado el asilo político?

R: Si, de nuestra parte. Nosotros quisimos –alza el tono de voz– que no fuera así, si no que fuera aprobado por el gobierno de Ecuador. ¿Qué le cuesta al Gobierno ecuatoriano dar el salvoconducto a una persona que no se siente bien, que se siente perseguido? Pero eso ya no es problema mío, yo no tengo que ver con eso. Yo puedo dar el asilo sin consultar con nadie.

P: ¿Qué piensa del ex presidente León Febres-Cordero?

R: No lo conozco, no puedo dar mi criterio. Conozco a (Jaime) Nebot. Lo visité en Guayaquil como alcalde. Es una persona muy sensata, que no tiene rasgos de politiquero tradicional.

P: ¿Su gobierno ayudará a Gustavo Noboa a conseguir empleo, una casa?

R: Todo lo que el ex presidente necesite lo tendrá de parte de su amigo.

P: ¿Se le dará hospedaje en la casa de campo presidencial hasta que se ubique?

R: No hay ningún problema. De aquí en adelante es el gobierno dominicano que lo ayuda. Además es una persona que tiene muy buenas relaciones con docentes de universidades dominicanas. Pero aún no hay nada concreto.

P: ¿Qué pasaría si una vez asilado, la justicia de Ecuador lo declarara culpable?

R: Eso tendrás que preguntárselo a él. Yo no juzgo el futuro, conozco el tremendismo de los políticos, la mediocridad de la politiquería.

P: ¿Usted cree ciegamente en Noboa?

R: Sí.

P: ¿Cree en su inocencia luego de la denuncia del diputado Febres-Cordero de supuestas irregularidades en la renegociación de la deuda externa en su gobierno?

R: Yo lo que veo son... –medita– justificaciones jurídicas.

P: Existe convenio de extradición entre los dos países.

R: Sí, claro.

 
Subir
 
© Copyright 2006 - 2010 Gustavo Noboa Bejarano. Prohibida su copia total o parcial | Lea las Condiciones de uso BACKUPTI.com